Los seis escritores compartieron la idealización y esperanza que tienen de que en América Latina se gobierne con democracia y se atienda a los más necesitados.

Texto y fotos: Paulina Lema, Periodismo UDLA

El jueves 19 de diciembre se realizó el diálogo “El baile de los que sobran: Latinoamérica estalla” en el auditorio Pablo Palacio del Centro de Convenciones Quito . El evento dio inicio a las 11:05 con la intervención del escritor ecuatoriano Rafael Lugo que dio la bienvenida a los presentes y a sus colegas. Lugo, en su rol de moderador de la mesa, proporcionó una pequeña biografía de los escritores: Claudia Apablaza de origen chileno, Magela Baudoin, de Bolivia, Betina González, de Argentina, Lena Yau, de Venezuela y Felipe Restrepo de origen colombiano, el cual reside desde hace 15 años en México. 

El conversatorio comenzó con una pequeña introducción por parte de cada uno de los escritores. En este hicieron énfasis en las problemáticas sociales que sus países atraviesan, como es el caso de los acontecimientos que han suscitado en algunos países latinoamericanos en los últimos meses. Protestas que se han dado por el descontento de la población con un “sistema político que ya no funciona”, que no presta atención a las necesidades de las personas más vulnerables y por el contrario se ha dedicado a favorecer a la élite. Además, coinciden en que los gobiernos han abusado de su poder y han cometidos actos de corrupción desbordados. Cada país ha vivido su propia realidad. 

Después culminar sus intervenciones dieron paso a las preguntas donde los espectadores pudieron expresar sus inquietudes. Para Segundo Guanoluisa “generar este tipo de encuentros es magnífico, pues se brinda la oportunidad de profundizar en temáticas que aparentemente estarían lejos de nuestro diario vivir, pero realmente están tan cerca y es momento que se inicien hacer cambios para mejorar nuestra sociedad”. El evento finalizó a las 12: 40 con los agradecimientos respectivos por parte de los escritores hacia su audiencia, manifestándoles que esperan que la situación de los países latinoamericanos mejore y que ellos estén vivos para poder presenciar los cambios.