Vamos a darnos un chapuzón*

Me besa, me mira de reojo y con ironía,
estornuda largamente para ver si cuando vuelvo a mirar
estoy en el espejo todavía. Me decido y me sumerjo, 
sumerjo la que parece la más osada de todas 
las mamás posibles que soy,
y me besa cada parte entonces. 
Mientras, me voy probando todo tipo de cosas
        en oferta,
desplegada mi silueta en la arena,
recortadas ahora en el agua mis pequeñas dotes
        de madre, 
mis pequeñas monedas, me decido y me sumerjo.
Porque quiero traer los peluches de mi hija;
el agua salada seguramente les va a mejorar el pelaje
y hay tantos trajes de baño baratos para repartir.
Están los trajes de oso, de gatos, perros y ranas,
están la mamá y las sombras de la niña que fue,
sus retratos en blanco y negro
de unas vacaciones en la playa
cuando quiso agarrar la cámara con su gran risotada. 


*Poema de Nara Mansur (La Habana 1969) de su obra ‘Manualidades’ (Premio Nicolás Guillén 2011)